Lecturas de Interes

EDITORIAL “SENDEROS FELICES”
            Por Richard J. Cunningham

Los cambios están en el aire en casi todas las esquinas del deporte, y cómo siempre, los cambios siempre traen algo de resistencia y confusión. Ultimamente he estado escuchando todo tipo de preguntas desde todas las esquinas de la comunidad del ciclismo de montaña, y muchos temas siguen emergiendo: ¿la transmisión 2x10 superará a la 3x9? ¿y porque no transmisiones de 30 cambios? ¿mi próxima bicicleta deberá ser una 29”? ¿acaso el formato 650b (27”) irá ganando terreno en el mercado masivo? ¿serán los timones de 30” (76 cm) muy cortos o no lo suficientemente anchos? ¿porque los corredores profesionales de XC están optando por bicicletas hardtail? ¿la tendencia de llantas sin cámara se está desinflando? ¿el carbono eclipsará a los otros materiales con que se hacen los marcos? Las respuestas a estas interrogantes se encuentran por todas partes en el mapa del ciclismo, pero todas juntas apuntan a una tendencia positiva.

No nos preocuparíamos tanto de estos temas, si no fuese que planeamos seguir montando un montón, y comprarnos una bici. ¿Porque tanta alharaca sobre los beneficios del carbono o un eje central BB30 más grande si no estamos considerando un marco nuevo? ¿Porque preocuparse si una 29 rueda mejor o peor si ni siquiera estás montando tu 26? Claro, los tiempos no se pintan tan buenos y pocos patas por ahí no se comprarán una nueva bici hasta que sus finanzas mejoren, pero siguen mirando vitrinas y visitando las tiendas.

Irónicamente, lo que incentiva los debates o aviva las llamas, dependiendo en la perspectiva de cada quién sobre las innovaciones en el horizonte, es que todos estamos felices con las bicis en nuestros establos. Es inevitable que, lo nuevo hará que nuestros queridos caballos se vuelvan obsoletos y eso duele. No nos gusta 2x10 porque estamos seguros que realmente la vamos a queres.

Después de montar un rato una SRAM XX, no quiero regresar al circo de tres anillos, nadie quiere. No es que tenga problemas con hacer cambios con tres catalinas, no lo tengo, y es más, podría seguir el resto de mi vida con una transmisión 3x9. Experimenten la claridad y la inmediatez que un sistema de dos catalinas ofrece, sin embargo, no hay duda que la 2x10 es una solución mejor. La única pregunta que me queda es: ¿convertiré mis tres bicis a 2x10?

He podido aguantar timones muy anchos, pero ahora no puedo creer que, alguna vez fue posible andar a velocidad en terreno difícil con timones de menos de 27” (680mm). Pero, ¿timones de 30 (762mm)? Asumo que los timones seguirán creciendo hasta que la conciencia colectiva del deporte descubra que ha cruzado la línea entre la realidad y la ridiculez. Cuándo veo a downhilleros usando extensiones más allá de 30”, me viene a la memoria chicos malos raudos por las autopistas con sus Harley-Davidson con sus brazos abiertos en unos timones que más parecen hechos para gorilas. Quizás los jerseys para downhill deberían traer aeropaneles cómo los trajes de los paracaidístas extremos.

El formato medio 650b de tamaño de llantas, ahora tiene más sentido que nunca. El movimiento de las llantas grandes se inició en las bicis hardtail, así que para esta aplicación la llanta de 29” generó algunos problemas a los diseñadores de bicicletas. La porción del león del mercado las quiere en doble suspensión. Entonces no deberá causar sorpresa que, ahora que las 29” ya son importantes en el mercado, los conversos las quieran en doble suspensión, y en una gran proporción. Cuando el recorrido de la suspensión excede 4” (100mm), las 29” empiezan a crear problemas a las doble suspensión, lo que la 650b con una medida menor fácilmente resuelve. Este formato intermedio dá el respiro necesario a los diseñadores para agregar mayores recorridos de suspensión, mayor holgura para las llantas y mantener el balance en la geometría del marco. Sin embargo, no aguantes la respiración esperando una revolución de la llanta intermedia. Specialized y Trek se encuentran trabados en una batalla por dominar el mercado de las 29”. Basados en ésta hipérbole de mercado, uno podría creer que estos dos gigantes inventaron las 29”. Lo que es cierto es que, la 29” es el nuevo plan de compras para las bicis de trail, y no estaremos escuchando nada sobre el tamaño intermedio hasta que Specialized y Trek se salgan del nicho.

Las llantas sin cámara tienen 10 años de vida, y dependiendo adonde hagas tu encuesta, en la cabecera de un sendero, o en la tienda, la iniciativa de la llanta sin cámara podrá ser juzgada como un éxito o un fracaso. Cómo la mayoría de los entusiastas, yo manejo llantas sin cámara por decisión, y por ello, divido todos los aros y llantas en dos categorías: productos maravillosos que ya se rinden a las llantas sin cámara, y todo los demás. Las tiendas y fábricas de bicicletas son ambivalentes acerca de las llantas sin cámara, cómo lo evidencia el hecho de que todas las bicis nuevas vienen con cámara.

El sellador es la panacea sobre la cual se sustenta el éxito de las llantas sin cámara. Si en el, serían pesadas, tendrían pérdidas de aire prematuras, y estarían sujetas a los mismos riesgos de pinchazos que las llantas con cámara. Los fabricantes de llantas odian la presencia del sellador porque la presencia de cualquier líquido dentro de la llanta puede producir laminación entre las capas de jebe y tejido. Sin embargo, los aficionados a las llantas sin cámara, están dispuestos a perder la garantía del fabricante con tal de tener el jugo dentro de sus llantas, y ¿porque no? cientos de miles de llantas, tanto del tipo UST (especialmente hechas para aros de llantas sin cámara), así cómo conversiones a este tipo, han sido inyectadas satisfactoriamente con selladores y caminan perfecto. Con todas las recomendaciones de los fabricantes sobre el peligro del uso de selladores, ellas brindan el más evidente argumento de que serán el futuro del deporte: casi todos los fabricantes venden su propia marca de selladores.

De esta manera es cómo yo entiendo alguna de las preguntas que nos hemos hecho. Resistete a los cambios si puedes, pero si tu manejas tanto como yo, entonces deberás enfrentar a los mismo demonios. Un bici montañera feliz envejece rápido. Después de tres años te estarás comprando una nueva, o en todo caso, reemplazando la mayoría de componentes de tu vieja bici. Así que, empieza a tomar algunas decisiones pronto. Claro, podrás hacer un poco de visita a tiendas y mirar por aquí y allá, para ponerte al día, pero mi consejo es que, mientras manejes esa bici de tres catalinas fuera de época, emplaza a tus compinches de paseo con sus catalinas 3x9, con el argumento de la nueva tecnología en tu próxima salida. Empieza tu batalla con una 2x10.
_______________________________________________________________________________

Este editorial en inglés se publico en la página 12 de la edición de junio de 2010 de la revista Mountain Bike Action (www.mbaction.com). La versión en castellano fué traducida por el staff de BuenasBiclas.com para tu comodidad.